Crítica de 300:El Origen de un Imperio

Basada en la novela gráfica post-300, “Xerxes” (también de Frank Miller) y protagonizada por Sullivan Stapleton (Brigada de Élite, The Hunter) y Eva Green (Casino Royale, The Dreamers) en los papeles de Temístocles y Artemisia respectivamente, nos llega la película que continúa a 300, no siendo ni una precuela ni una secuela, si no ocurriendo antes, durante y tras el filme que la precede; estrenado hace 7 años (lo cual parece un abismo teniendo en cuenta el éxito que tuvo).

300: RISE OF AN EMPIREEsta vez es Noam Murro (Smart People) quien toma la silla de director tras Zack Snyder (quién está ocupado con el próximo refrito de Superman y en esta entrega viene como guionista y productor ejecutivo); dando luz a “300: El Origen de un Imperio”, que nos cuenta desde la batalla de Maratón, donde el griego Temístocles se convierte en un héroe de guerra al acabar con la vida del gran rey persa Darío y perdona la vida de su hijo Jerjes (Un error que lamentará el resto de sus días), así como su transformación en el Rey Dios a manos de la manipulación de Artemisia; hasta la batalla de Salamina, donde nuestro héroe se enfrentará a un enemigo aparentemente superior en todos los aspectos; pasando por la ya conocida batalla de las Termópilas, a la que se hacen numerosas referencias durante el transcurso de la película (hay un momento en que el protagonista incluso nos regala una patada que recuerda mucho a LA patada ocurrida en 300).

Si no hemos visto un tráiler previamente, podemos entrar a la sala con la sensación de que va a ser otra clásica repetición del rey Jerjes (de nuevo interpretado por Rodrigo Santoro) contra un gran comandante griego, pero no es así: Esta vez el enemigo que hace temblar a todo el parlamento griego tiene cuerpo de mujer, Artemisia, una letal griega renegada, comandante de su ejército y fiel al rey Darío como si él hubiese sido su propio padre; cuyo único deseo es ver todos los pueblos bañados por el mar Egeo arder bajo su mano.

Con una trama algo más trabajada que 300 y un guión algo flojo (aunque todos sabemos que este no es precisamente el fuerte de este tipo de películas), la segunda entrega deja un sabor de boca algo vacío a quien esperaba una película del mismo estilo que la anterior; aunque gracias a Simon Duggan conserva al estética de forma impecable pese a tener una fotografía algo más oscura y seria.

300: BATTLE OF ARTEMESIUM

A alguien como yo a quien le importa más el arco argumental y sobretodo la presencia de protagonistas creíbles, desde luego esta película le parecerá mejor. A alguien que busque el músculo y el ritmo de la anterior, puede olvidarse de ello, aunque quedará satisfecho con el nivel de sangre y leches (aunque a mi parecer se han pasado con los efectos digitales, por mucho Frank Miller que sea, esa sangre que se ve como tinta o alquitrán aguado no me resulta atractiva para la pantalla)

Hablemos de Artemisia: Interpretada por una estupendísima Eva Green (y esto viniendo de mí es un gran halago puesto que es una actriz a la que, hasta ahora, le tenía bastante tirria; aunque desde luego con este papel se ha ganado la redención en mi ranking) encontramos a una mujer capaz de dominar no solo a una flota de más de diez mil hombres, si no que al mismísimo Jerjes y a todo aquel que se cruce en su camino, en definitiva una mujer que solo quiere vengar a su padre putativo y sabe cómo hacerlo, sin miedo a utilizar todo tipo de tretas para ello. Una de las mejores “villanas” que he visto últimamente, por no decir directamente que es de los personajes femeninos mejor escritos en películas de acción de los últimos años: Resulta errática, cegada por el ansia de venganza y temible, pero sobretodo resulta real.

Directamente enfrentado a ella tenemos a Sullivan Stapleton interpretando a Temístocles, que también nos ofrece un fantástico trabajo dando vida a un hombre cuyo mayor sueño es una Grecia unida contra su enemigo común, los persas; y que tampoco dudará en luchar por este sueño derramando su propia sangre si es lo que requiere. Correcto en su papel, pese a no tener ni punto de comparación con el Leónidas de Gerad Butler, sigue siendo una interpretación a tener en cuenta.

300: Rise of an EmpireTambién repite Lena Headey como Gorgo, que queda viuda a mitad de film, y que pese a no tener mucho tiempo en la cinta se muestra de nuevo impecable en su papel buscando venganza; y a destacar los papeles secundarios de Callan Mulvey (La Noche Más Oscura y próximamente en Capitán América: soldado de Invierno) y Jack O’Connell (This Is England, Eden Lake) como padre e hijo aliados de Temístocles, realmente emotivos.

Desde luego no es una mala película, pero deja que desear como “sucesora” de 300; que es lo que todo el mundo espera al plantarnos frente a la pantalla. Cumple con su misión de un impacto visual espectacular con sus barcos y sus luchas cuerpo a cuerpo, su cámara lenta y ese 3D que tan de moda se ha puesto, la testosterona y los efectos digitales a borbotones, pero no pasa de típica película de entretenimiento para un sábado por la tarde. Sin embargo, la recomiendo encarecidamente a todo aquel que le gustase 300 o el cine de acción, pero no esperéis un calco de esta.

LO MEJOR: La interpretación de Eva Green, sin duda alguna. También destacar la banda sonora a cargo de Junkie XL (Resident Evil, Hooligans), y sus créditos finales realmente preciosos. Me ha gustado mucho el detalle de que los cuerpos de los atenienses sean más estilizados que los hinchados espartanos, un guiño fantástico a los tipos de entrenamiento que se utilizaban en los respectivos pueblos.

LO PEOR: ¡No hay enfrentamiento entre las dos mujeres de la película! Te quedas con unas ganas increíbles de verlas cara a cara cuando solo unos segundos lo evita. También hay momentos totalmente gratuitos, como un plano muy completo del desnudo de una esclava o los dos segundos de Michael Fassbender con su melena al viento a las órdenes de Leónidas. La escena de sexo de Artemisia lo dejamos a vuestra elección, que aunque a mí me ha parecido que servía a su propósito de mujer manipuladora utilizando su cuerpo para tratar de manejar a su enemigo, también me ha resultado prescindible.

Crítica realizada por @PauBanyuls

Sobre el Autor

Alfi

Diseñador e ilustrador, amante del séptimo arte, devorador de Bandas sonoras y de videojuegos, y un fiel servidor al Orden Jedi.

1 comentario

  1. Karina López Salazár

    Superó mis expectativas, sinceramente no fui a su estreno y apenas la acabo de ver, y es que no me convencía tanto que Noam Murro hiciese esta segunda parte, sin embargo creo que me gustó más que 300, muy buena película y excelente producción.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *