Crítica de El Contable de Gavin O’Connor

A pesar de haberse convertido en toda una referencia para el Universo cinematográfico de DC, Ben Affleck sigue trabajando en diferentes proyectos y como bien nos demuestra en El Contable, no necesita ninguna capa para repartir justicia. En El Contable Affleck da vida a un contable con un don con las matemáticas y con la contabilidad, además de ejercer la justicia con sus propias manos. Junto a Affleck veremos a Anna Kendrick, Jon Bernthal, J. K. Simmons, Jeffrey Tambor, y John Lithgow.

El Contable está protagonizada por Ben Affleck y sin duda alguna nos demuestra que a pesar de contar con una carrera repleta de altibajos, en El Contable, el actor nos demuestra su solidez interpretativa. El Contable está dirigida por Gavin O’Connor, basándose en el guión original escrito por Bill Dubuque, en la que profundiza en la historia de Christian Wolff (Ben Affleck), un tipo excéntrico para el resto del mundo que esconde algunos secretos muy profundos. Y es aquí donde está el punto fuerte de la historia, Wolff esta diagnosticado como autista (sufre este trastorno psicológico que se caracteriza por la intensa concentración de una persona en su propio mundo interior y la progresiva pérdida de contacto con el mundo exterior). Con lo que Christian desarrolla una fuerte habilidad por las matemáticas, además de desarrollar una fuerte inteligencia y otras habilidades adquiridas en el Ejército, entrenado por su padre, un Oficial de Inteligencia, con lo que acaba convirtiéndose en un contable para bandas criminales, ayudándoles a descubrir sus irregularidades en sus registros o libros de contabilidad.

Además Wolff tiene su propio gabinete en ZZZ Accounting, y trabaja para todo aquel que requiere de sus servicios, hasta que un día, un simple trabajo apartado de su vida doble para una empresa de alta tecnología y de las mayores del mundo, Living Robotics, que está a punto de salir a bolsa necesita descubrir ciertos problemas en sus cuentas. Wolff trabajará junto a una empleada, llena de vida, Dana Cummings (Anna Kendrick), mienrtas investiga y empieza a encajar las piezas..las cosas se tuercen. La gente asociada a la empresa y los prncipales investigados aparecen muertos por culpa de un misterioso asesino a sueldo llamado Braxton (Jon Bernthal), lo que convierte a Dana y Christian en los siguientes objetivos, mientras que Christian salvará a Dana e investigará lo que está ocurriendo y saber quien es el responsable.

Ben Affleck es Christian Wolff. Photo Credit: Chuck Zlotnick

Ben Affleck es Christian Wolff. Photo Credit: Chuck Zlotnick

El guión de El Contable en última instancia, se reduce a una mezcla interesante de giros argumentales, momentos originales y puede que en algún momento se le escape algún que otro giro confuso en la trama principal, en medio del desarrollo de la historia y en la recta final de esta – pero si es cierto que el guión logra un equilibrio razonable que permite a la película mantenerse a flote y de mantener el hilo en todo momento, e incluso en algún momento nos ofrece algún que otro momento divertido y convincente en bloque. En cuanto a las opciones menos deseables de este se podría decir que la trama nunca estará por encima de lo “simple” y a veces, hayan “giros” que puedan desvelarse una vez que se han revelado; la trama principal nos ofrece una trama secundaria en la que que participan dos agentes del Departamento del Tesoro (J. K. Simmons, Cynthia Addai-Robinson) que están tratando de averiguar la identidad de Christian y desmantelar su red y esta investigación aparece de vez en cuando “torpemente” en la estructura principal, enganchándose. Pero en su conjunto todos los elementos que la componen son importantes, y puede que en otras películas esta trama secundaria anulara por completo el resto de película, pero honestamente ayuda a pensar en que nos cuenta el origen de El Contable, como el origen de un héroe, ya que nos irán relatando detalles sobre este fascinante protagonista, por no mencionar el más que destacado rendimiento de Ben Affleck, todo este bloque hace que merezca la pena disfrutar de esta película en el cine.

En cuanto el tema del autismo, no parece descabellado ni mucho menos, la gran labor y combinación entre Ben Affleck, Gavin O’Connor y Bill Dubuque, creando así a un personaje, Christian Wolff, que a pesar de estar lejos de ser el más carismático, es fascinante, fresco, y extrañamente auténtico. La película no sólo nos ofrece a su protagonista, nos brinda la oportunidad de conocer su gran historia de fondo, rellenada con algunos flash o recuerdos del pasado en el que vemos a su padre (Robert C. Treveiler) inculcarle la disciplina y la fuerza necesaria para superar sus problemas neurológicos, pero también momentos únicos en los que se nos ofrece la originalidad en el carácter de Wolff. Como las sesiones de sobrecarga sensorial que le ayuden a fortalecer sus debilidades; su forma de trabajar con los números y investiga la contabilidad de sus clientes o incluso cuando está en su remolque-almacén rodeado de piezas de valor incalculable (incluyendo el sable láser de Luke Skywalker o un ejemplar de Action Comics # 1 la primera aparición de Superman).

Dado al “carácter” de nuestro protagonista, Ben Affleck se las arregla en El Contable, para destacar en sus momentos, no sólo como un tipo duro, si no por el marcado humor de este y por el tono marcado y sensible en cuanto se hace referencia al autismo, que lleva a Christian en algún momento a ofrecernos ciertos momentos divertidos y más suavizados, fijarse en los momentos en los que Dana y él están a solas.

Algo que también ayuda a envolvernos en todo este ambiente de thriller e intriga sin duda es la partitura de Mark Isham, en la que nos ofrece una banda sonora muy intima sin abusar de elementos pomposos y muy destacados, de forma muy acertada.

Sobre el Autor

Alfi

Diseñador e ilustrador a ratos, amante del cine, devorador de Bandas sonoras, videojuegos, y un fiel servidor al Orden Jedi.

No hay comentarios

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *