Crítica de Zhaleika de Eliza Petkova, S.O. Cinema Jove

Siguiendo con la Sección Oficial de la 31º Edición del Festival internacional de Cine de Valencia, Cinema Jove pudimos ver, Zhaleika, la cinta es una co-producción entre Alemania-Bulgaria presentada por la directora Eliza Petkova en el edificio Rialto, sede de el Festival. Petkova se trasladó hasta Alemania donde pudo formarse como directora, y nos presenta Zhaleika, su debut como directora en el mundo del largometraje tras dos cortos, Absent (2014) y Nabelschnur (2015), ademas la directora firma el guión de este largo al igual que sus dos anteriores obras.

Esta película lleva el título de Zhaleika ya que es un termino que se emplea en Bulgaria para definir un objeto o un trozo de tela que indica que alguien está de luto.

Zhaleika, está protagonizada por Anna Manolova, Snezhina Petrova, Mihail Stoyanov, Maria Klecheva, Stoyko Ivanov, Boyana Georgieva, Asya popova y Márton Nagy. En la que nos presentan la historia de Lora, una joven adolescente que vive junto a su familia en un pequeño pueblo de Bulgaria, en el que su familia se dedica a la vida campesina y tras la repentina muerte de su padre, su familia deberá de sobrevivir sin él y todo el mundo espera que Lora siga las estrictas normas tradicionales de luto. Lora es una adolescente que quiere vivir la vida, y seguir disfrutando de sus cosas; la música moderna, vestir unos vaqueros rotos, lo que provocará una atmósfera de incomprensión y molestia cercana a su familia y vecinos.

Zhaleika_escena-película

Esta historia esta rodada como si fuera un documental, muy pausado y casi naturalista por la fotografía de Constanze Schmitt en la que se nos muestra esos paisajes y naturaleza más arraigada. Esta ópera prima de Eliza Petkova nos retrata de forma muy cercana, que incluso nos recuerda a escenas vividas no hace mucho en nuestro país y en las zonas más rurales de España, como es la vida estancada de algunas zonas rurales de Bulgaria, un mundo firme, marcado por rígidas costumbres sociales, al tiempo que narra la historia de la emancipación de Lora, a la que da vida Anna Manolova, donde se enfrenta a esas tradiciones para encontrar su propio lugar en su vida y en el mundo exterior.

El peso de esta película recae en las vivencias de Lora, interpretada por la joven Anna Manolova, que nos muestra una solida interpretación en la que no abundan los diálogos ni mucho menos las conversaciones profundas, nos muestra como la personalidad de esta joven entra en conflicto permanente con esas tradiciones tan estrictas. En la que la directora profundiza sobre todo en el silencio, de como los vecinos y familiares miran a Lora y su comportamiento tan opuesto al tradicional, algo que no tiene más remedio que vivir y no puede hacer nada para evitarlo hasta que ve una posible solución y es ausentándose por completo de ese pueblo, de esa vida ya que parece que no hay alternativa y no hay cabida para nadie que no piense como ellos.

Así que como he mencionado el silencio juega una baza muy importante en esta historia y la directora sabe como abordarlo en sus escenas tan intimas, mostrándonos un gran números de silencios prolongados a lo largo de las tres partes del argumento de esta película; presentación, desarrollo y conclusión.

Otro de los aspectos de Zhaleika y que nos ofrece ese continuo enfrentamiento del tradicionalismo contra modernismo es la música de Hannes Marget, que simplemente se emplea en momentos concretos, por lo que solo sirve de vehículo para ambientarnos en ese paisaje tan rural y en algunas situaciones en las que tratará de profundizar en las vivencias de nuestra protagonista y de como le afectan para moldear su personalidad “rebelde”.

Sobre el Autor

Alfi

Diseñador e ilustrador, amante del séptimo arte, devorador de Bandas sonoras y de videojuegos, y un fiel servidor al Orden Jedi.

No hay comentarios

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *