La partitura atemporal de Johann Johannsson en LA TEORÍA DEL TODO

The-Theory-of-Everything-BSOLa película biográfica de James Marsh titulada La Teoría del Todo (The Theory of Everything), que nos cuenta la historia biográfica de Stephen Hawking (Eddie Redmayne) el innovador físico-cosmólogo que poco a poco se va paralizando por la enfermedad de la ELA, un viaje en en un trascurso de de periodos distintos, tres décadas en las que tiene lugar, de 1960, los70´s y los 80´s. Como se ve en otras cintas como Howards End o El discurso del rey, la sensibilidad británica del cortejo y las penurias son sólo algunos de los elemntos indispensables de esta película, con sus respectivos retrocesos y cambios de época.

Así que uno de esos elementos cinematográficos clave en La Teoría del Todo y que nos envuelve en esa atmósfera clásica es la partitura del compositor islandés Johann Johannsson, que mediante temas neoclásicos o incluso el uso de arpas, la música punk británico y synthpop.
El compositor asegura que “El tiempo es un gran motivo de la película, y está llena de color, y la música tenía que reflejar eso. Ademas que la música tenía que ser intemporal”.

Para dotar de gran emotividad para expresar las emociones de Hawking y su esposa Jane (Felicity Jones), el compositor se centro en el uso del piano. Ya que «Es un instrumento precioso y muy expresivo. Tiene una calidad matemática similar, a lo que refleja la esencia de esta película.» Así que Johannsson compuso con el piano en los estudios de Abbey Road de Londres, que después sería interpretada por el pianista escocés Tom Poster, que interpretó junto a 65 piezas de una orquesta.

Según el compositor, una de las áreas más importantes es durante la apertura de esta, utilizando en ella el piano con un tema titulada «Cambridge 1963«, durante el cual escucharemos una secuencia de teclas convertida en un eco vibrante por la incorporación de la orquesta. En una escena muy importante y destacada de la película, convertida así en “Una pista cinética, pura energía que se convierte en la piedra angular de la puntualización«.

Este singular universo musical intenta capturar la relación ente el universo de Hawking, con su deterioro de salud y físico en el que le acompañan su mujer y su mejor amigo Brian (Harry Lloyd) con lo que ello conlleva, frustración, miedo con notas muy trágicas y muy optimistas. El compositor añade que «Hay un gran sentido de esperanza y de alegría que se refleja en la vida de Stephen Hawking y su actitud hacia ella. Una vida llena de asombro y espanto para el resto del universo. Es un gusto por la vida y que era importante que la música reflejara eso «.

https://soundcloud.com/backlotmusic/01-cambridge-1963

Sobre el Autor

Alfi

Diseñador e ilustrador, amante del séptimo arte, devorador de Bandas sonoras y de videojuegos, y un fiel servidor al Orden Jedi.