Todo sobre ¿Quién está matando a los moñecos?

¿QUIÉN ESTÁ MATANDO A LOS MOÑECOS? no sólo es una historia de misterio en torno a un asesinato sino también un drama policial, una historia sobre camaradería, diversidad, inclusión y redención de un héroe. Lo que no es, en ningún sentido, una historia apta para menores. Esta es la comedia del verano Prohibida para menores que muestra el comportamiento oculto de los muñecos sin la presencia de los niños. Protagonizada por las genios de la comedia, MELISSA MCCARTHY, MAYA RUDOLPH, JOEL MCHALE, y ELIZABETH

BANKS, junto con los títeres Miskreant de Henson Alternative, conforma una historia policial que definitivamente no es NADA DE SÉSAMO, SOLO PURO BARRIO.

Ambientada en Los Ángeles, ¿Quién está matando a los moñecos? explora un mundo donde los humanos y las marionetas coexisten. Como la mayoría de los humanos, los muñecos cubren toda la gama de personalidades, ocupaciones, intereses y vicios. Pero, aunque los muñecos viven entre los humanos, todavía son considerados ciudadanos de segunda clase donde la discriminación, el fanatismo y la violencia conviven. Ellos intentan encontrar su lugar en el mundo, viviendo con la mayor dignidad posible a pesar de estar llenos de “pelusa”.

La película se centra en la fracturada relación entre MELISSA MCCARTHY como la Detective del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) Connie Edwards, una inestable veterana con una perversa adicción al azúcar, y BILL BARRETTA como Phil Phillips, su antiguo compañero muñeco deshonrado. Este duo llegó a ser el equipo estrella y el orgullo del departamento hasta que un incidente provocó el despido de Phillips. Tras su salida de la policía, Phillips se convirtió en detective privado en la ciudad de los Ángeles. Cuando varios miembros del reparto de La pandilla dicharachera, un aclamado programa infantil de los 90, son asesinados, Edwards y Phillips deben unirse de nuevo para rastrear al asesino en serie.

Después de haber deleitado a generaciones con sus creaciones de marionetas tanto en televisión como en cine, The Jim Henson Company amplía su legado con una comedia para adultos ¿Quién está matando a los moñecos?, el primer largometraje de Henson Alternative, el estandarte de la compañía que crea exclusivamente para adultos. El público experimentará un mundo donde los humanos y los muñecos cohabitan y verán las similitudes son estos dos mundos.

¿Quién está matando a los moñecos? está dirigida por BRIAN HENSON, hijo del legendario Jim Henson, a partir de un guion de TODD BERGER y DEE AUSTIN ROBERTSON. Se

unen al equipo creativo de Henson el director de fotografía MITCHELL AMUNDSEN, el diseñador de producción CHRIS SPELLMAN, el editor BRIAN OLDS, el diseñador de vestuario ARJUN BHASIN y el compositor CHRISTOPHER LENNERTZ.

La producción ejecutiva está cargo de LISA HENSON, JOHN W. HYDE y DEE AUSTIN ROBERTSON y la producción, de Brian Henson y Jeffrey Hayes, para Henson Alternative, y Melissa McCarthy y Ben Falcone para On The Day Productions. Donald Tang, Wang Zhongjun, Wang Zhonglei, Felice Bee, Robert Simonds y Adam Fogelson también ejercen de productores ejecutivos.

¿De que va ¿Quién está matando a los moñecos??

En el barrio más vulnerable de Los Ángeles, donde cohabitan moñecos y humanos, dos detectives enfrentados, una humana (Melissa McCarthy) y un moñeco, se ven obligados a trabajar juntos para tratar de averiguar quién está asesinando brutalmente al antiguo elenco de “La Pandilla Dicharachera”, un exitoso programa de marionetas de los años 80.

INTRODUCCIÓN A LA HISTORIA

Esta película es una película innovadora que incorpora influencias de varios géneros para crear un híbrido entre el cine negro, el thriller y la comedia, con una buena dosis de palabrotas, sexo y humor prohibido para menores. Se centra en un par de detectives distanciados que deben dejar de lado su enemistad y volver a trabajar juntos para resolver una serie de asesinatos de muñecos en la ciudad de Los Ángeles.

La detective Connie Edwards (Melissa McCarthy), integrante veterana del departamento de policía de Los Ángeles, es una persona agresiva y muy amiga de las discusiones. En el pasado vez llegó a conformar el dúo más condecorado del departamento junto con su compañero muñeco, el oficial Phil Phillips, pero ahora está sola, tanto dentro como fuera del trabajo. Rápida para dispensar duras pruebas de realidad, insultos y frases ingeniosas, las que a menudo están llenas de blasfemias, es una profesional y toma su trabajo muy en serio. Sin embargo, también alberga un secreto oscuro; lucha con una adicción, específicamente, una severa adicción al azúcar.

Phil Phillips (Bill Barretta) es el antiguo compañero de la detective Edwards. Después de un escándalo que involucró un disparo accidental de un moñeco civil en el cumplimiento de su deber, debió abandonar el departamento de policía con deshonra. Ahora trabaja como investigador privado en las calles más peligrosas de la ciudad.

Una nueva cliente títere, Sandra White (DORIEN DAVIES), una pelirroja sexy y elegante muñeca con un apetito sexual insaciable, ha recibido cartas de extorsión y contrata a Phillips para descubrir al misterioso remitente.

DEL PAPEL A LA PANTALLA

Es difícil imaginar que un thriller visceral como Seven, de David Fincher, sea una de las influencias de esta película, pero al ver ¿Quién está matando a los moñecos?, esa comparación no parece exagerada. El guionista Todd Berger (The Cover Versions) concibió la historia con Dee Austin Robertson en 2001, tomando también como referencia L.A. Confidencial y Training Day. “Éramos grandes admiradores de Seven, y yo pensaba en el estilo de Fincher. Entonces, se nos ocurrió esta idea sobre un asesino en serie que mata a muñecos. Luego, al ir más lejos, pensamos que sería genial si los muñecos fueran integrantes del elenco de un programa de televisión para niños”, explica Berger. “La historia está ambientada en un mundo donde los muñecos realmente existen; son una especie y cohabitan con los humanos. Los muñecos siempre han pertenecido a una clase inferior; tienen su propia economía, sus propios restaurantes, incluso tienen sus propios clubes nocturnos. Representa “cómo se vería la sociedad si los muñecos fuesen reales”

Berger comenzó a escribir el guion, explorando qué sucede cuando los niños artistas crecen y las cámaras se apagan. “¿Qué pasa si fueran niños intérpretes de muñecos y ahora, años más tarde, han seguido con sus vidas y hecho cosas diferentes? Tal vez a algunos les haya ido muy bien y tal vez a otros, no; quizás sus vidas se han desmoronado”, dice Berger. “Nuestra intención era ‘vamos a hacer esto’. Vamos a juntar un millón de dólares y vamos a hacer esta historia de crimen épica en Los Ángeles con títeres. “Rápidamente nos dimos cuenta de que era una locura, porque la gente leía el guion y decía ‘¿qué es esto? Es una película de asesinatos de muñecos con sexo, violencia e insultos, ¡es una locura!’ y ‘se dan cuenta de que esto costará mucho más de un millón de dólares, ¿verdad? ¿Alguna vez han hecho una película con marionetas?’”

Abatidos, lo colocaron en un estante y, ocasionalmente, se lo mostraban a la gente por diversión. Unos años más tarde, Berger se había mudado a Los Ángeles. y estaba trabajando como escritor cuando recibió una llamada telefónica que lo cambiaría todo. “Mi agente me llama y me dice: ‘oye, ¿qué pasa con ¿Quién está matando a los moñecos?‘, Le respondí: ‘nada; está literalmente en un estante en mi oficina acumulando polvo’”. Su agente había recibido una llamada de The Jim Henson Company, que estaba focalizada en el crecimiento de su nueva división Henson Alternative, y estaban interesados en crear más contenido no apto para

menores; específicamente, estaban buscando desarrollar una película de marionetas con calificación para adultos, por lo que estaban encantados de descubrir que Berger ya había escrito una y decidieron apostar por ¿Quién está matando a los moñecos? Eso ocurrió en 2007.

En el transcurso de la década siguiente, Berger y el director Brian Henson continuaron dando forma al guion, mientras buscaban financiación y al elenco perfecto para dar vida a este proyecto único. “Cada vez que pensábamos que podría suceder, no pasaba, y siempre les decía a todos, ‘ya sabes, cuando esté sentado en el set, sabré que es real’”, recuerda Berger. “Y adivinen qué, chicos. Aquí estoy, sentado en una de esas sillas y, en la parte de atrás dice, ¿Quién está matando a los moñecos?”.

EL MAESTRO: BRIAN HENSON

El director Brian Henson ha pasado toda su vida y su carrera entre marionetas. Hijo del legendario Jim Henson, creció visitando el set de Barrio Sésamo cuando era niño y pensaba: “Incluso con los Teleñecos, sabes que una vez que gritan “corten”, y antes de que la cámara comience a rodar nuevamente, se habla un humor muy adulto. Esto es lo que yo veía de niño cuando veía a mi padre trabajando. Me encantaba esa deliciosa picardía que se daba en el rodaje”, recuerda Henson.

Henson reconoce el impacto de las películas como Team America y Meet the Feebles, pero rápidamente diferencia a ¿Quién está matando a los moñecos?: “No somos los primeros. Esta película se alinea más con ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, pero con más palabrotas y situaciones sugerentes. Quiero dejar en claro que esto es para adultos. Si lo hiciéramos para mayores de 13 y patináramos, todavía tendría una audiencia llena de niños de cinco años”.

Henson leyó el guion de ¿Quién está matando a los moñecos? por primera vez hace catorce años, cuando recibió una copia del guionista Todd Berger. Henson siempre había soñado con hacer una película ambientada en un mundo de humanos con una población de muñecos minoritaria y, aunque le encantaba la idea, sintió que el guion era demasiado restringido y, finalmente, pasó el proyecto, deseándole suerte a Berger.

¡Finalmente, Henson creó Puppet Up! – Uncensored, un espectáculo en vivo e irrepetible que combina el teatro de marionetas con comedia de improvisación, que él mismo desarrolló y exhibió. “La calificación de Puppet Up! es no recomendada para menores. Finalmente, sentí que habíamos encontrado una voz contemporánea para los muñecos, y este fue el siguiente paso para la compañía y el mundo de las marionetas”, explica Henson. El éxito del programa lo llevó a reconsiderar ¿Quién está matando a los moñecos? “Sentí que era un buen momento para volver a leer el guion de Todd”, dice Henson. “Es la película más divertida que he desarrollado.

¡Básicamente es un derivado de nuestro trabajo con Puppet Up!

LA MAGIA DE MELISSA McCARTHY

Brian Henson pasó los últimos cinco años tratando de encontrar el reparto adecuado para su película. La parte de los muñecos resultó más sencilla; él ya tenía acceso inmediato a los mejores titiriteros del mundo. Sin embargo, encontrar a los actores humanos apropiados para combinar de un modo convincente los dos mundos demostró ser un desafío, especialmente al elegir el papel principal de la Detective Connie Edwards.

Por suerte, Adam Fogelson de STXfilms, a quien le había encantado el guion de ¿Quién está matando a los moñecos? y pensaba que Melissa McCarthy podría ser la persona adecuada, se lo había enviado a ella y a su marido, socio y productor, Ben Falcone. Falcone fue el primero en leerlo y sintió que tenía que resaltar algunos puntos importantes. “Este era un mundo donde los muñecos y los humanos cohabitaban, pero los muñecos eran los parias de la sociedad. Es una película policial, una película sobre el compañerismo y la amistad en tiempos difíciles. En el fondo hay un mensaje para tratar a las personas con igualdad”, dice Falcone. Una vez que terminó el guion, se lo pasó a Melissa.

En la página dos del guion, salí y le dije a Ben, ‘Creo que estoy dentro, y Ben me respondió, ‘lee un poco más y luego me cuentas lo que piensas’. Entonces, en la página cuatro, regresé y le dije, ‘Sólo diré que creo que definitivamente estoy dentro”, comparte McCarthy, quien se sintió atraída por el proyecto por algo más que la comedia. “El trasfondo social del guion era realmente inteligente y hablaba de ello sin predicar. Es lo que soñé que sería. Una buena película policial ingeniosa que resulta ser sumamente divertida”.

Curiosamente, el papel de Edwards fue escrito originalmente como hombre. “Edwards y Phil fueron escritos de manera bastante similar. Mientras uno seguía en la fuerza de la ley, el otro había sido expulsado”, dice Henson. “Luego Melissa se sumó al proyecto, y su enfoque para interpretar a Edwards también era el de una policía ruda que rompía las reglas y mantenían peleas con Phil, lo cual fue realmente maravilloso”.

Con McCarthy y Falcone a bordo, ¿Quién está matando a los moñecos? avanzaba y el personaje del detective Edwards evolucionó cuando McCarthy dijo sí al papel. “Edwards tiene momentos de malhumor. Ella es cruel con los novatos, es dura y hace mucho que trabaja en esto, por lo que, combinado con sus serios problemas, uno de ellos el del azúcar, es un bombardeo constante de humor”, cuenta McCarthy de su personaje. A ella le interesaba su

forma de ser. “Ella es diferente, está sola. Esas son dos cosas con las que luchaba mientras profundizaba al escribir el guion, que desde el inicio ya era muy bueno. Mi punto era ‘¿cómo me identificaría con Edwards?’”

La película explora algunos temas bastante oscuros como el fanatismo y la adicción. “En la historia hay áreas oscuras y también áreas ridículas. Los muñecos son ciudadanos de segunda clase. El azúcar para los muñecos es heroína. Si puedes expresar tu punto y hacer que el público se ría, la gente se lo toma un poco mejor”, explica.

Con respecto a la interacción de la película entre muñecos y humanos, McCarthy es práctica. “Todos crecimos con marionetas, y cuando están creados de una manera tan realista, escuchas esa vocecita que te dice. ‘¡Sabía que eran reales!’”. Pero Melissa refuerza que definitivamente el contenido de la película no es apto para menores. “No hay nada infantil en esta película. Es una ingeniosa comedia heterogénea que tiene muñecos, pero es una película 100% para adultos, y la compro al 100%”.

En cuanto a la protagonista de la película, el director Brian Henson dice lo siguiente, “Lo que Melissa aporta es un estilo suelto y espontáneo que surge de una gran cantidad de improvisación en el set. Cuando se trata de comedia, no te equivocas: es la mejor que hay”.

BILL BARRETTA COMO PHIL PHILLIPS

Las marionetas tienen algo que te saca del yo y te coloca en un lugar más objetivo. Cuando aparece un muñeco en la pantalla, no asumes nada sobre ellos ni sobre su sexualidad, esperas y los descubres como lo haría un niño”, explica el director Brian Henson.

Pocos actores pueden defenderse al lado de una comediante como Melissa McCarthy, así que es muy bueno que el protagonista masculino de ¿Quién está matando a los moñecos? sea un muñeco. Aun así, encontrar un coprotagonista capaz de discutir en tono de comedia con McCarthy no fue fácil, por lo que Henson recurrió al veterano titiritero, Bill Barretta, para dar vida al personaje de Phil Phillips.

Henson y Barretta se conocieron en 1982, cuando ambos tenían dieciocho años, y Barretta comenzó como marionetista en 1990. Una ventaja adicional era que su padre había sido policía de Filadelfia, lo que le hizo comprender más a su personaje. “Cuando Bill accede a sus raíces para meterse en la piel de Phil, es realmente auténtico, y lo transforma en un personaje humilde”, dice Henson.

McCarthy y Ben Falcone se sorprendieron de lo rápido que ella y los otros actores humanos se acostumbraron a Barretta y los otros titiriteros en el set. “Pensé que iba a ser raro, porque no hay contacto visual real con los titiriteros, pero quince minutos después, me choqué con Phil y me disculpé con él, como si fuera una persona más”, recuerda McCarthy. Cuando conoció a Bill, él sólo le hablaba mientras interpretaba a Phil, y así Melissa estaba completamente inmersa en las conversaciones con el muñeco, incluso cuando las cámaras no estaban rodando.

El productor Ben Falcone concuerda en que la interpretación de Barretta de Phil es clave para la película, “Esta película tiene corazón y eso se ve reflejado a través del guion y las actuaciones de Melissa y Bill”.

LOS MOÑECOS HECHOS A MEDIDA

La población de ¿Quién está matando a los moñecos? está compuesta por más de ciento veinticinco muñecos únicos, diseñados a medida y hechos a mano por un equipo de talentosos diseñadores de marionetas, muchos de los cuales han sido premiados. La mayoría fueron construidos en Nueva York, pero Phil fue creado en Los Ángeles para que el director Brian Henson pudiera guiar el proceso.

Cada muñeco es único, pero todos deben acomodarse al humano que los manipulará desde dentro. Por lo general, cuando vemos marionetas, les vemos cortados a la cintura, y rara vez se ven sus piernas, pero el mundo singular y revolucionario de ¿Quién está matando a los moñecos? tiene una gran población de muñecos, y el objetivo de Henson era verlos caminar e interactuar con los humanos.. Cada marioneta andante de tamaño completo requería de tres titiriteros, uno para el cuerpo, otro para los brazos y otro para los pies, lo que demandó muchos ensayos para crear formas de caminar específicas para cada personaje.

Sobre el Autor

Alfi

Diseñador e ilustrador a ratos, amante del cine, devorador de Bandas sonoras, videojuegos, y un fiel servidor al Orden Jedi.

No hay comentarios

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *